Equipamiento

CESTA. Donde depositar todas las setas recogidas. Debe ser ancha, abierta y transpirable, a través de la cual pueden caer las esporas.

 

navaja. A ser posible plegable y con cepillo para poder quitar la tierra de las setas.

 

libro de consulta. Para reconocer las especies que recolectamos.

 

cuaderno de campo. Para apuntar las características de la zona donde se recogieron las setas y sus peculiaridades.

 

lupa. Para ver con detalle las características macroscópicas de las setas.

 

cámara fotográfica. Para recordar el hábitat y las características de la especie antes de la recolección.

 

Consejos

 

Descargar Ficha de identificación. aquí

Hay una serie de consejos y normas básicas que conviene saber, y que son válidas para todos. Se pretende, con estos consejos, respetar al máximo tanto al entorno como a las personas:

    •  Para poder disfrutar al máximo de la naturaleza se debe evitar entrar en el bosque con coche. Caminar también forma parte del “ritual de ir a buscar setas”, y esto no sólo es bueno para la salud, sino que ayuda a que no se degrade el paisaje con el uso del coche.
    • Es recomendable ir siempre acompañado. Así, en caso de accidente habrá alguien para prestar  o ir a buscar ayuda. Cualquier contratiempo, como una torcedura de tobillo, puede presentar un problema a la hora de volver, ya que normalmente las setas se buscan lejos de casas o zonas habitadas.
    • También, como medida de precaución, es importante dejar dicho dónde se va, de manera que se pueda advertir a las autoridades en caso de que alguna persona no haya regresado pasado un tiempo prudencial.
    • Para evitar perderse, se ha de procurar no perder de vista los caminos, o tomar puntos de referencia para poderse guiar.
    • Se ha de procurar hacer el menor ruido.  Aunque no haya personas alrededor, también se ha de respetar a los animales que viven en el bosque y que pueden sentirse gravemente perturbados con gritos o sonidos excesivos o con el uso de aparatos de música.
    • Lógicamente, no se ha de lanzar basura al bosque. La materia orgánica que se tira  puede modificar las características del suelo, y la inorgánica (como latas, plásticos, vidrios, etc.) no se degrada y supone un peligro potencial por los incendios, además del impacto visual del entorno (a nadie le gusta encontrase restos de basura por el monte).
    • Es muy importante interferir lo menos posible en el entorno, y esto quiere decir no arrancar flores, frutos, hierbas o ramas de los árboles y evitar el levantamiento indiscriminado de mantillos utilizando hoces, rastrillos, escarillos, azadas y otras herramientas similares.
    • No se ha de hacer fuego bajo ningún concepto, y es muy recomendable no fumar. Si se hace, se debe ir con mucho cuidado de no lanzar la colilla. El riesgo de incendio ha de tenerse siempre presente, y más aún en pinares ya que los pinos producen resina y ésta arde con facilidad.
    • No hacer caso de tradiciones para su reconocimiento. Estudiar bien la seta y si no está seguro de no ser comestible no la consuma. No se fíe de tradiciones como que ennegrecen la cucharilla de plata o la moneda, o las comidas por animales, vinagre, etc.
    • Por si acaso deje una muestra en el frigorífico de cada especie que consuma. En caso de intoxicación el medico podrá actuar mas rápidamente.
    • No consumir las setas fermentadas, incluso las comestibles, podrían ser indigestas.
    • Se recomienda no recolectar setas durante la noche, desde la puesta del sol (ocaso) hasta el amanecer (orto).

hongos y Setas

¿Cómo podemos conservar esta riqueza?

Las setas han sido germen de numerosas leyendas que intentaban explicar su origen y efectos. Se las creía producto de los encantamientos de brujos y meigas, de la saliva de serpientes o, según una visión más idílica, del encuentro entre un rayo de sol y una gota de rocío, creando a su alrededor un halo de intriga y misterio que todavía perdura. Las posibilidades que ofrecen, desde un punto de vista culinario, son amplias y exquisitas, especialmente las setas silvestres, por estar vinculadas a ciertos aromas, sabores y texturas que el campo les aporta diferenciándolas de cualquier cultivo.

Lamentablemente, es inevitable que la gente que va al bosque a buscar setas cada año altere de alguna forma el ecosistema. Es necesario ser respetuoso con el entorno y, además de no ensuciarlo tirando basura, procurar no dejar señales por allá donde se pasa. Se puede evitar no hacer un agujero en la tierra cada vez que se recoge una seta. Tampoco se han de destruir aquellas especies tóxicas o que no se conocen (pegándoles una patada, por ejemplo), ya que tienen una función muy importante dentro de su entorno. Otro problema muy importante es la sobre recolección, es decir, el agotamiento de “recursos” en el bosque porque se haya extraído un exceso de setas en una zona determinada. Es muy importante no recolectar aquellas setas demasiado pequeñas para permitirles que hagan su función: dispersar las esporas para que generen así nuevos lugares productores de setas a lo largo de los años.

ciclo de vida.jpg¿Qué es un Hongo?

Los hongos son un grupo extraordinario de organismos esenciales en el reciclado de todo tipo de materia orgánica en el planeta. Cuando pensamos en un hongo la primera imagen que se nos ocurre es la de una seta, sin embargo las setas son el órgano reproductor que contiene las esporas de un reducido grupo de hongos, los llamados “macromicetes”. Mientras que el cuerpo principal de los hongos está formado por un conjunto de tuberías microscópicas, llamadas hifas, que forman un entramado llamado micelio que crece y se desarrolla, generalmente de forma subterránea, en el sustrato donde vive. En ciertas fases de su desarrollo y cuando las condiciones son favorables se produce la aparición de los llamados cuerpos fructíferos, carpóforos o setas, con formas y caracteres organolépticos definidos. Es en esta fase cuando el hongo macromicete puede ser identificado a través de las características que las setas presentan.

¿Cómo son los hongos que forman setas?
Según los tipos de esporas que producen como consecuencia de la reproducción sexual, hay dos grupos principales de hongos que forman setas, Los Ascomycotas (Pezizomycetes) que producen esporas sexuales en una célula en forma de saco llamada asca y los Basidiomycotas (Agaricomycetes) producen esporas sexuales en el exterior de una célula llamada basidio.

 

Clasificación

 

Phylum ascomycota: PEZIZOMYCETES

Son el grupo de mayor número de especies del reino de los hongos. Entre ellos están las levaduras y los mildiús pulverulentos, muchos de los mohos negros y verde-azulados comunes, las colmenillas y las trufas.
Algunos miembros de este grupo de hongos causan muchas enfermedades a las plantas; otros son productores de toxinas, pero también se encuentran algunos que son fuente de muchos antibióticos. En los pezizomycetes las hifas están divididas por paredes transversales o tabiques. Cada compartimiento generalmente contiene un núcleo separado, pero los tabiques tienen poros a través de los cuales pueden moverse el citoplasma y los núcleos. El ciclo de vida de un pezizomycete incluye típicamente tanto la reproducción asexual como la sexual.
Las esporas asexuales se forman comúnmente aisladas, o en cadenas, en el ápice de una hifa especializada. Se caracterizan por ser muy pequeñas y numerosas, y se las denomina conidios, (del griego konis: "polvo").
La reproducción sexual en los pezizomycetes implica siempre la formación de un asco ("pequeño saco"), estructura que caracteriza a este phylum.
En la mayoría de los ascamicetes, los ascos se forman en estructuras complejas llamadas ascocarpos. A la madurez, las ascas se vuelven turgentes y finalmente estallan, liberando a sus ascósporas explosivamente al aire.

 

Phylum basidiomycota: AGARICOMYCETES


Los agaricomycetes constituyen el grupo de hongos más familiar, ya que incluyen a los hongos de sombrero o setas. La seta -fructificación o basidiocarpo- es el cuerpo fructífero en donde se producen las esporas. Está compuesto por masas de hifas fuertemente compactas.
El micelio, a partir del cual se producen las setas, forma una trama difusa que puede crecer radialmente varios metros. Las fructificaciones habitualmente se forman en los bordes externos del círculo, donde el micelio crece más activamente debido a que ésta es el área en la cual hay más nutrientes. En consecuencia, las fructificaciones aparecen en círculos y, a medida que el micelio crece, el diámetro de los círculos va haciéndose cada vez mayor.
Muchas veces, cuando dentro de un círculo crecen hierbas, éstas tienen un color distinto y un desarrollo menor como consecuencia de la actividad del micelio. Estos círculos de setas, que pueden aparecer en un prado de la noche a la mañana, se conocen como "corros de brujas". Luego, el protoplasma penetra en las nuevas hifas del cuerpo fructífero a medida que éste se forma por encima del suelo. En este proceso, el micelio requiere una gran cantidad de agua, por lo que es común que los setas "aparezcan" después de abundantes lluvias.
Sus esporas se encuentran en el exterior de ciertas células, a las que están unidas, su himenio suele estar en la parte inferior, formando láminas, tubos, o aguijones. En este grupo se encuentran las especies más interesantes para el aficionado.
Como en el caso de los Ascomycetos, los distintos hongos se agrupan en Clases, Familias y Géneros, fundamentalmente. Destacamos los siguientes géneros: Agaricus, Amanitas, Coprinus, Lepiotas, Hygrophorus, Lactarius, Russulas, Tricholomas, Mycenas y muchos más.

¿Dónde viven los hongos?

Por su modo de vida los hongos macromicetes se pueden comportar como parásitos, saprófitos o simbiontes mutualistas. Los hongos parásitos son aquellos que viven a expensas de sus huéspedes (biotrofos), debilitándolos y llegando en algunos casos a matarlos (necrotrofos), lo que puede producir a la desaparición del hongo, pero en algunos casos el hongo cambia su comportamiento y pasa a un modo de vida saprófito. Los hongos saprófitos son aquellos que viven de la rotura y digestión de las sustancias orgánicas muertas o de desecho, tanto de origen vegetal como animal, e incluso de otros hongos, comportándose como recicladores de la “basura” del bosque. Los hongos saprófitos junto con insectos y bacterias producen la riqueza húmica del suelo. Por último algunos hongos simbiontes  mutualistas forman líquenes y otros se instalan sobre el sistema radicular de una planta huésped determinada, formando lo que se llaman micorrizas. Muchas de las setas más conocidas son micorrizas ectotróficas o ectomicorrizas hacen que las raíces de las plantas aumenten  su área de influencia hasta diez veces con lo que su capacidad de absorción de agua y sales minerales, sobre todo los polifosfatos, se multiplica, y esto hace que crezcan mejor y más rápido. Por su parte el hongo recibe hidratos de carbono que ha elaborado la planta mediante la fotosíntesis y que él no es capaz de producir.

¿Cómo podemos encontrarlos y recogerlos?

Los hongos se hayan presentes en cualquier lugar donde haya riqueza en materia orgánica, pero no todos tienen las mismas exigencias para desarrollarse. Así hay algunos que solo se adaptan a suelos con un pH determinado, otros no toleran los terrenos calcáreos, los hay especializados en los desechos vegetales de una determinada planta, algunos solo crecen sobre excrementos de determinados animales, y entre los micorrizicos los hay muy selectivos, creciendo siempre ligados a algunas familias de plantas, por ejemplo el rebollón o “mizclo” con el pino, enebros, sabinas.

Algunos macromicetes forman los llamados “corros de brujas”. El proceso de formación de estos corros se origina al formarse un micelio en un punto determinado y a medida que este micelio crece radialmente en todas las direcciones. Cuando aparecen las setas éstas salen dentro de la zona periférica formando el “corro” pues sólamente los extremos más jóvenes de las hifas del micelio presentan crecimiento activo. En el “corro”  el micelio produce sustancias de desecho que inhiben el crecimiento de las plantas lo que hace que la hierba próxima aparezca como quemada. Sucede a menudo que, cuando estos micelios crecen en laderas o zonas con pendiente, la parte baja del micelio muere por la acumulación en exceso de las sustancias de desecho, y forma entonces bandas sinuosas o en herradura, en vez de círculos cerrados.

La época de aparición de las setas, así como el número de días en que se producen, también es variable según las especies. Además la altitud y la latitud también influyen para que de un lugar a otro la misma especie aparezca en fechas diferentes. Normalmente en nuestras latitudes la mayoría de las especies aparecen en los periodos húmedos y templados del año, sobre todo otoño y primavera, aunque en zonas húmedas de montaña durante el verano puede haber tantas setas como en otoño. Por el contrario, en los lugares más secos y termófilos de clima mediterráneo la estación micológica se prolonga durante gran parte del invierno, que es la época de mayor humedad. Sólo las heladas, la sequía y el exceso de calor paralizan la actividad de los hongos.

 

Características

Características macroscópicas


Son aquellas que se pueden apreciar a simple vista en cada una de las partes que conforman el hongo.

Las dos partes fundamentales de la seta, que todos nosotros conocemos, son:

  • El sombrero, que lleva en su parte inferior el himenio.
  • El pie, que puede tener, un anillo, una volva, o ambas formaciones. formaciones. 

Hay que tener presente que no todos los géneros tienen todas y cada una de las partes antes descritas.
A continuación se detallan los aspectos a observar en cada una de las partes anteriormente citadas:

Sombrero: es la parte más carnosa de una seta. Es el punto más elevado de la seta y el que llama nuestra atención.

Tendremos en cuenta los siguientes aspectos:

  • Tamaño: su diámetro se suele medir en cm. y alcanza su desarrollo máximo con la maduración.
  • Forma: ovoide, globosa, hemisférica, convexa, acampanada, cónica, truncada, mamelonada, plana, deprimida y embudada.
    Hay que tener presentes las variaciones que adopta el sombrero en el transcurso de su desarrollo, pues en un principio suele ser globoso o convexo para después pasar a plano o deprimido.
  • Margen o borde externo del sombrero: liso, estriado, ondulado, rajado, lanoso, con restos de anillo o de cortina, etc.
  • Sección del borde del sombrero: se hace visible al cortar el carpóforo por la mitad. Podemos clasificarla en: convoluta (enrollada), incurvada (vuelta hacia dentro), recta (plana) y decurvada (vuelta hacia fuera).
  • Cutícula: es la capa que recubre al sombrero. En ella hemos de prestar atención a los siguientes aspectos:

- Adornos (lisa, vellosa, con fibrillas, verrugosa, escamosa, con placas, cuarteada)
- Color (uniforme, manchado, con pigmentos)
- Brillo (mate, sedoso, nacarado...)
- Tacto (seco, untuoso, grasiento, viscoso)
- Adherencia, es decir, si puede separarse o no, y hasta qué altura.

  • Carne: es importante analizar el color, el sabor, el olor y la consistencia.

  • Himenio: se sitúa en la parte inferior del sombrero y alberga las esporas. Detalles a tener en cuenta:

- Forma: láminas, tubos, pliegues y aguijones.
- Color: de jóvenes y al madurar, pues habitualmente adopta el color de las esporas cuando está plenamente desarrollado.
Disposición, respecto al pie: separadas, libres, escotadas, adnatas, unidas, y decurrentes (que se prolongan sobre el pie).
- Tipos de láminas y laminillas : rectas, arqueadas, ventrudas, sinuosas; anchas o estrechas; densas o distantes.
- Arista de las láminas: lisa, irregular, ondulada, aserrada, en algunas especies la arista puede tener una coloración distinta que el resto de la lámina.
- Consistencia: flexible, tienen un tacto grasiento o untuoso y no se desprenden al presionarlas; frágil, de tacto más seco y son susceptibles de romperse o separarse del sombrero al frotarlas.
- Un aspecto importante a tener en cuenta es si el himenio exuda látex o no, así como el color de este líquido y sus posibles variaciones cromáticas con el tiempo. Esta característica es típica del género Lactarius.

 

 

PIE
Es la parte de la seta que está en contacto con el micelio y se une con el sombrero o (carpóforo.) En el pie pueden apreciarse tres caracteres fundamentales: la cortina, el anillo y la volva.

  • Tamaño: anchura, altura y proporción con respecto al sombrero.
  • Color: en todas sus zonas externas, y también al corte.
  • Forma: delgado, grueso, cilíndrico, curvado, sinuoso, atenuado, fusiforme (forma de huso), claviforme, bulboso, etc.
  • Inserción en el sombrero: centrado, excéntrico y lateral.
  • Superficie: liso, fibriloso, estriado, aterciopelado, granuloso, rugoso, escamoso, jaspeado, reticulado, escrobiculado (con manchas), con restos de anillo, etc.
    Hay que observar si los colores y adornos son uniformes o cambian a lo largo del pie, así como por encima y por debajo del anillo, si lo tiene.
  • Estructura interna: pie lleno, hueco, cavernoso y fistuloso (acanalado).
  • Consistencia: pie fibroso, granuloso y elástico. Por otra parte puede ser homogéneo, de la misma consistencia del sombrero, y por tanto no separable de éste o heterogéneo, de consistencia distinta, y por tanto separable.
  • Tipos de crecimiento: libres o aislados, agrupados y cespitosos.

Atendiendo a la facilidad con la que el pie puede ser separado del sombrero hablamos de estructuras:

  • Homogénea: la carne de toda la seta es de la misma consistencia y por tanto no cabe la posibilidad de separar el pie del sombrero. Es el caso de la mayoría de las setas.
  • Heterogénea: la carne del pie y del sombrero son de consistencia distinta y, como consecuencia, son fácilmente separables.

ANILLO
Su formación se debe a que algunas setas, cuando son jóvenes disponen, para proteger el himenio, de una membrana o velo himenial, que une al pie con el sombrero. Cuando el sombrero se extiende al crecer la seta, esta membrana se rompe, quedando en algunos casos parte de ella en el pie, al que le rodea dando lugar al llamado anillo. La existencia o no del anillo en el pie ayuda mucho en la determinación y clasificación de las setas.
El anillo puede ser: simple o doble, fijos o móviles, embudado, escamoso, harinoso, granuloso, en forma de faldita o de rueda de carro... También puede ocurrir que el anillo sea persistente o desaparezca fácilmente, lo que complica la taxonomía.

VOLVA
Es una membrana que envuelve a la seta cuando es joven, se rompe cuando esta crece. Si se desgarra por la parte superior, queda la parte inferior dentro de un estuche o volva. La volva es característica de unos pocos géneros. Muchas de las setas más peligrosas se encuentran en el género Amanita (todas poseen volva.). Para observar la volva es imprescindible sacar la seta entera de la tierra, la volva suele ser una parte bastante frágil que está enterrada.
Puede tener forma de funda, saco o burlete. Tendremos que considerar varias características como: color, consistencia, forma, ornamentación, adherencia al pie, fugacidad, etc. Así podemos diferenciar, entre otras, los siguientes tipos de volvas: harinosa, escamosa, membranosa, adherente, fugaz, envolvente, sacciforme (forma de saco), circuncisa, anillada, hemisférica.

 

Características  Microscópicas

 

Los micólogos, para estudiar las setas, necesitan utilizar el microscopio, ya que no es suficiente con el estudio de los caracteres que se ven a simple vista o bajo la lupa; han de estudiarse ciertas estructuras a nivel celular, como es el caso de las esporas, que pueden presentar diversidad de formas y tamaños. Este aspecto no debe de asustar al aficionado, pues hay multitud de especies que podremos identificar sin necesidad de su observación al microscopio, pero no menos cierto es que para el estudio de ciertos géneros se hace imprescindible una detenida observación microscópica. Estas estructuras a observar se encuentra en todo el cuerpo de la seta, fundamentalmente en el himenio, que se completa con un estudio de la cutícula y del pie.
Para observar totalmente un ejemplar y para la correcta determinación de los hongos se hace imprescindible la observación de las hifas, lasascas, basidios, pelos y esporas.


HIFAS
Son las unidades estructurales de la mayoría de los hongos, sobre todo en los filamentos. Presentan tabiques transversales en forma de número regular, con un poro de comunicación en el centro, son hifas septadas. El conjunto de hifas recibe el nombre de micelio, a veces forman cordones duros y resistentes subterráneos que reciben el nombre de rizomorfos. Cuando las hifas carecen de tabique se denominan aseptadas. En el estudio microscópico es conveniente observar el grosor de la pared, el diámetro del filamento, la presencia o no de bucles o fíbulas...

 

ASCAS Y PARÁFISIS
En los Ascomycetes, las esporas se forman en el interior de unos sacos o bolsas que pueden ser esféricos, piriformes, globosos, ovales, cilíndricos, que se llaman ascas. Las esporas allí producidas reciben el nombre de ascosporas. También es importante el número de esporas que contienen (2, 4, 8 ó numerosas), y la disposición de éstas en el interior de las ascas.
En el himenio de los Ascomycetesse encuentran unos filamentos delgados y estériles que rodean a las ascas que reciben el nombre de paráfisis. Presentan formas muy variables: estrechos en el ápice, capitados.

 

BASIDIOS Y CISTIDIOS
En los Basidiomycetes existen unos órganos donde se desarrollan las esporas de origen sexual, llamados basidios. En este caso, la maduración de las esporas tiene lugar en el exterior del órgano que las produce, basidiosporas. Los basidios pueden ser: tabicados longitudinal o transversalmente, sin tabicar, bispóricos o tetraspóricos. Es preciso estudiar en la base de las hifas el diámetro, posible tabicación y presencia o no de bucles. El basidio presenta una prolongación que le une con la espora, esterigma.
Los cistidios son células estériles que rodean los basidios. Se suelen identificar por presentar mayores dimensiones que los basidios y distinta morfología. Pueden ser: globulosos, en forma de cuello de botella, con el extremo agudo u obtuso, lisos o coronados por espinas o con cristales de oxalato, fusiformes, en forma de brocha...

PELOS
Elementos estériles de variada morfología que aparecen tanto en la cutícula como en el himenio o en el pie. Frecuente en ciertos Ascomycetes.
ESPORAS
Son los órganos de origen sexual encargados de perpetuar  la especie. Desempeñan el papel de las semillas en las plantas.
Color de la esporada: el conjunto de esporas que deja caer una seta cuando está madura, se llama esporada y tiene una gran importancia para la identificación de las especies. Para recoger la esporada de una seta que presenta pie y sombrero se necesita una cartulina blanca (para hongos con himenio oscuro) o negra (para hongos con himenio claro), se realiza un agujero en la parte central y se introduce el pie del ejemplar para recoger las esporas. Dicho pie se introduce en un vaso con agua y después de 8 ó 10 horas aparecen una impronta del color de la esporada.
Atendiendo al color de la esporada se distinguen cinco grandes grupos:

Grupo  

Color

Leucospóreos

 

esporada blanca (Amanita, Lepiota, Russula...)

Ochrospóreos

 

esporada ocre, ferruginosa (Agrocybe, Pholiota, Cortinarius...)

Rhodospóreos

 

esporada rosa o salmón (Entoloma, Volvariella, Pluteus...)

Melanospóreos

 

esporada negra (Coprinus, Panaeolus...)

Ianthinospóreos

 

esporada púrpura o violácea (Agaricus, Hypholoma...)

El color de la espora en el microscopio difiere del color de la esporada en masa.
Forma y tamaño de las esporas: hay esporas esféricas, ovales, globosas, poligonales, estrelladas, cilíndricas, elipsoides, helicoidales, piriformes.
En cuanto a la superficie puede ser lisa, rugosa, reticulada, verrugosa, espinosa y pueden poseer tabiques, tanto longitudinales como transversales.
El tamaño de las esporas suele variar entre 3-20 micras.

 

Biblioteca

-ALEXPOULOS, C.J.  Introducción a la micologia. - Ed. Omega - Barcelona, España, 1985.
-Aparici, R., Conca, A., García, F. & Mahiques, R. 1996. Bolets de la Vall d'Albaida vol I. Caixa d'Estalvis d'Ontinyent
-BON, M. 1987. Guia de campo de los hongos de Europa. ed. Omega. Barcelona.
-CALATAYUD, V. & SANZ, M.J. 2000. Guía de líquenes epífitos. Ministerio de Medio Ambiente, parques nacionales. Madrid
-CALONGE, F.D. 1975. Hongos ( I ) de nuestros campos y bosques. Inst. Nacional para la Conservación de la Naturaleza. Madrid.
-CALONGE, F.D. 1979. Setas (hongos). Guía ilustrada. Madrid: Mundi-prensa.
-CALONGE, F.D. 1998. Flra mycologica Ibérica vol 3. Gasteromycetes I Lycoperdales, Nidulariales, Páyales, Sclerodermatales, Tulostomatales. Real Jardín   Botánico  Madrid CSIC.  Cramer.
-CETTO, B. 1987. Guía de los hongos de Europa. 3 vols. Barcelona: Omega (2ª ed.).
-CONSTANTINO, CARLES & SIQUIER, J. 1985. Petit guia dels Bolets de les Balears. Govern Balear-Conselleria D'Agricultura i Pesca.
-DANIEL- ARRANZ ,J. 2000. Setas de Madrid (y alrededores) .Agaricus. Sociedad Micologica de Madrid. Madrid.
-DE ACUÑA, R.M.R. & G.D.M. Las setas , guía fotográfica y descriptiva. 1987. Sección Micologica de Iberduero
-DIEGO CALONGE ,F de. 1999. Setas de Madrid (y alrededores) .Gasteromycetes. Sociedad Micologica de Madrid.
-EWALD GERHARDT, JORDI VILA, XAVIER LLIMONA. Hongos de España y de Europa - Ed. Omega - Barcelona, España, 2000
-ETTORE BIELLI. El Gran Libro de las Setas. 3ª Edición, Editorial Planeta.
-GARCIA ROLLAN, M. 1976. Hongos de la madera. Ministerio de Agricultura. Madrid.
-GARCIA ROLLAN, M. 1991. Cultivo de setas y trufas. 3 ed.. Madrid Mundi-prensa.
-GARCIA ROLLAN, M. 1993. Manual para buscar setas. Ministerio de Agr.Pesca y Alimentación.-I.R.Y.D.A. Madrid.
-GERHARDT, E., VILA, J. & LLIMONA, X. 2000. Hongos de España y Europa. Manual de Identificación. Omega, Barcelona.
-JOSE BASTARDO DEL VAL, AURELIO GARCIA BLANCO y MIGUEL SANZ CARAZO. Hongos en Castilla y León. Asociación Vallisoletana de Micología - Valladolid, España, 1988
-LASKIBAR - PALACIOS. 1991. Hongos -Guia de hongos del Pais Vasco. Elkar S.A.
-LOTINA BENGURIA, R. 1971. Las setas venenosas de Europa. Graficas Loroño. BilbaoVarios autores. 1987.
-LOTINA BENGURIA, R. 1985. Mil setas Ibericas. Diputación Foral de Vizcaya. Bilbao.
-MARCEL BON. Guía de campo de los hongos de Europa - Ed. Omega - Barcelona, España, 1988
-MORENO GARCIA ,G. 1998. Setas de Madrid (y alrededores) .Boletales. Sociedad Micologica de Madrid.
-MORENO, G., J.L. GARCIA MANJON & A. ZUGAZA. La guía de Incafo de los hongos de la Península Ibérica (Vols. 1-2) - Ed. Incafo - Madrid, España, 1986.
-MULLER, E. & W. LOEFFLER. Micología - Ed. Omega - Barcelona, España, 1976.
-MUÑOZ, J.A.& MUÑOZ, J.A. 1991. Setas comestibles y venenosas de nuestros bosques. Bilbao Bizkaia Kutxa.
-MUÑOZ SANCHEZ, J.A. 1996. Setas de la península Iberica. Editorial Everest,S.A. León.
-PALAZON, F. 2001. Setas para todos. Pirineos, península ibérica. Ed Pirineo
-Sánchez, F., Honrubia, M. & Torres, P. 1995. Gasteromycetes interesantes en el Sistema Ibérico. Bol. Soc. Micol. Madrid 20: 269-276.
-VALLE, C (ed.) 2005.Setas de Salamanca. Diputación de Salamanca.
 

REFERENCIAS EXTRANJERaS

•Agaricus (Fungi Europaei Vol. 1) – Alberto Cappelli – Libreria editrice Biella Giovanna - Saronno, Italia, 1984.
•Boletus (Fungi Europaei Vol. 2) – Carlo Luciano Alessio – Libreria editrice Biella Giovanna - Saronno, Italia, 1985.
•Boletus suplemento (Fungi Europaei Vol. 2A) – Carlo Luciano Alessio – Libreria editrice Biella Giovanna - Saronno, Italia, 1991.
•Bon M., 1988.- Champignons d’Europe occidentale. Arthaud, Paris, 368 p.
•Borgarino D.& Hurtado Ch., 2004. le guide des champignons en 900 photos et fiches. Edisud, Aix-en-Provence,
•Calonge F. D., 1998.- Gasteromycetes, I. Lycoperdales, Nidulariales, Phallales, Sclerodermatales, Tulostomales. In “ Flora Mycologica Iberica, vol. 3 ”. CSIC Real Jardin Botanico, Madrid et J. Cramer, Berlin-Stuttgart
•Champignons de Suisse (Vols. 1- 5) - Breitenbach, J. & F. Kränzlin - Ed. Mykologia - Lucerne, Suisse, 1984-2000.
•Champignons du Nord et du Midi (Vols. 1-9) - Marchand, A. - Societé Mycologique des Pyrenées Mediterranéennes. Perpinyà, France 1971-1986.
•Courtecuisse R. & Duhem B., 1994.- Guide des champignons de France et d'Europe. Delachaux et Nieslé,
Durrieu G., 1993.- Ecologie des champignons. Ed. Masson,
•Entoloma (Fungi Europaei Vol. 5) – M.E. Noordeloos – Libreria editrice Biella Giovanna - Saronno, Italia, 1992.
•Guide des champignons de France et d'Europe - Courtecuisse, R. & B. Duhem - Ed. Delachaux et Niestlé - Lausanne, Suisse, 1994.
•Hygrophorus (Fungi Europaei Vol. 6) – Massimo Candusso – Libreria editrice Biella Giovanna - Saronno, Italia, 1997.
•I Boleti – Roberto Galli – Libreria editrice Biella Giovanna - Saronno, Italia, 1998.
•I Funghi dal vero - Bruno Cetto - (Vols. I-VII) – Editoriale. Italia, 1970-1993.
•I Tricholomi – Roberto Galli – Libreria editrice Biella Giovanna - Saronno, Italia, 1999.
•Il genere Amanita in Italia – Mido Traverso – A.M.E.R. - Roma, Italia, 1999.
•Lactarius (Fungi Europaei Vol. 7) – Maria Teresa Basso – Libreria editrice Biella Giovanna - Saronno, Italia, 1999.
•Lannoy, Gilbert & Estades, Alai. 1996. Monographie des Leccinum D'Europe. Federation Mycologique Dauphiné-Savoie. France.
•Le Amanite – Roberto Galli – Libreria editrice Biella Giovanna - Saronno, Italia, 1999.
•Le Russule – Roberto Galli – Edinatura - Milano, Italia, 1996.
•Marchand, Andre. 1986. Champignons du nord et du midi. Societe Mycologique des Pyrenees Mediterraneos.
•Phillips ,Roger. 1981. Mushrooms and other fungi of great Britain & Europe. Ward Lock Limited. London.
•Romagnesi, Henri. 1971. Nouvel atlas des champignons. Societe Mycologique de France.
•Romagnesi, Henri. 1985. "Les russules D’Europe et d'Afrique du nord". Bordas. Germany.

Aviso legal - Copyright Amivall 2011